fbpx

Durante estos días en Instagram, hemos hablado de pasar a la acción y a través de una encuesta salieron 3 temas por los que las encuestadas no pasaban a la acción. Estos eran: “tengo  que tomar una decisión y temo perder algo o a alguien, no sé lo que quiero, y, me da miedo.”

Ya hemos hablado de lo que hay detrás de cada uno de estos temas, así que hoy quiero darte herramientas, por eso he preparado el súper kit que necesitas para pasar a la acción. Pero antes, vamos a hablar de una cosa: La intención.

«Pensar es fácil, actuar es un poco más difícil, pero actuar como se piensa es lo más difícil de todo.» – Goethe

Una intención, es la idea de hacer algo, pero eso no implica que podamos llevarlo a la acción. A veces, nos encontramos con obstáculos que necesitan algunos ajustes para poder continuar y no tirar la toalla. ¡Al lío! Vamos a por esas herramientas que te van a ayudar a pasar a la acción.

via GIPHY

Es imprescindible que en tu caja tengas:

Una batería: que te de motivación. Nos guste o no, nuestro cerebro está diseñado para la supervivencia, y estar feliz, mejorar como personas…no está considerado supervivencia, más bien, su función es de seguridad, protección…

Por ese motivo necesitas tener una motivación que sea más grande que el esfuerzo que supone salir de la zona de confort. Imagina que tienes la intención de ir al gimnasio, porque “toca cuidarse”, te aseguro, que antes de que acabes de rellenar el formulario de inscripción, habrás perdido la motivación. Ahora, si buscas una motivación, (te pongo algunos ejemplos pero seguro que tu ya tienes ideas en esa cabecita) como hacer una “spartan race” (cursa con obstáculos), volver a entrar en ese vestido que tanto te gusta, ganar calidad de vida … le estarás dando razones para explorar fuera de la comodidad.

Un filtro: para que dejes de buscar entre los recursos fáciles, gratis…que lo único que hacen es saturarte. Céntrate en una sola cosa y el resto ya vendrá.

Un manual de instrucciones: es decir una persona que te guíe y acompañe hacia la acción. Sentirte sola en medio de la incertidumbre no te va a ayudar, te lo digo por experiencia propia.

Un fulminador: de perfeccionismo y autoexigencia. Hecho es mejor que perfecto.

Un transformador: de excusas en acciones. Por ejemplo, si habías planeado hacer una hora de ejercicio y al final solo cuentas con 10 minutos, sube y baja las escaleras de casa, hazte un sprint o lo que sea, pero aprovecha la oportunidad y no digas: “Bah, ya no me da tiempo, mañana a ver si…”

via GIPHY

Un tester: que mida el nivel de compromiso contigo misma. Si ves que al poner el tester tu nivel de compromiso es bajo, pregúntate que te falta para que esté a tope.

Con este súper kit no habrá objetivo que se te resista. ¿Qué te parecen estas herramientas? ¿Añadirías alguna más?

Cuéntame, y si quieres que te ayude a construir tu «caja de herramientas» no dudes en contactar conmigo.

Share This